24 abril, 2013

ActualPlay#09 - La Mirada del Centinela

Este domingo pasado dimos pistoletazo de salida a la segunda temporada de Betlam Central: Nightmare y lo hicimos con nuevas incorporaciones al equipo, pues el grupo de jugadores titulares y de reserva ha aumentado con respecto a la temporada anterior, lo que nos asegura que en la nueva tendremos siempre unos 3-5 jugadores por sesión... ¡y qué jugadores!


En capítulos anteriores... AP#01AP#02AP#03AP#04AP#05, AP#06, AP#07, AP#08.

2x01 - Regalo de cumpleaños

Ha pasado un mes desde los acontecimientos de la primera temporada y Betlam respira un aire de falsa paz y tranquilidad. Los atentados de Nightmare asustaron a la población, pero con las noticias aparecidas en los medios de comunicación, las ruedas de prensa dadas por el Departamento de Policía y con el empujón de una buena campaña de publicidad... lo cierto es que la imagen de Somnia logró recuperarse rápido y bien.

Ha pasado un mes y siguiendo la moda imperante en la clase media, un grupo de amigos aprovechó la escusa del cumpleaños de uno de ellos para ir a probar la oferta lúdica de Somnia. ¿Vivir sueños? ¡Suena realmente bien! Siempre y cuando no tenga efectos secundarios... una de las principales preocupaciones del grupo de amigos. Sí, hablamos de grupo de amigos y no agentes de la UCE porque la historia de hoy no va sobre policías y mucho menos de la UCE, va de personas normales.

Tras las correspondientes pruebas médicas, tests psicológicos y cuestionarios de gustos y preferencias, los amigos fueron conducidos a las cámaras de sueño de Somnia para disfrutar del paquete comprado: Una aventura de intriga y acción en un universo de ciencia ficción sucia y con ciertos elementos fantásticos. Se tumbaron en las camillas, se tomaron las últimas notas para programar el sueño al gusto del consumidor, se facilitó la palabra clave para salir del sueño, así como las recomendaciones básicas para moverse y salir de él y despertaron convertidos en un variopinto grupo de mercenarios en un escenario similar al que se muestra en la imagen de arriba.

No ahondaremos mucho en el sueño para no extendernos en detalles, únicamente citar que los ahora mercenarios, habían acudido a la ciudad por una oferta de trabajo publicada en la red. Contactaron con la persona que gestionaba el encargo: Recuperar unos objetos robados en una fábrica del Distrito 47. Tras dedicar grandes esfuerzos a investigar la fábrica y el personal (empleados y vigilantes), consiguieron descubrir que los objetos robados tenían una importancia extrañamente elevada, quién era el comprador y, lo más importante, que los ladrones eran una banda de criminales del desierto. Ahora venía la parte más importante: ¿Cómo recuperarlos?

Los mercenarios (una especie de jedi, un yakuza y un androide) esperaron a la caída de la noche para llevar a cabo su plan. El androide y el jedi atacarían el campamento de frente arrasando con todo con su vehículo terrestre blindado mientras el asesino yakuza aprovecharía el revuelo para infiltrarse en el campamento, recuperar los objetos robados y escapar. Si habéis visto las películas de "Mercenarios" no hará falta daros muchas más explicaciones de lo que ocurrió al final de la sesión de juego. Explosiones, disparos, combates cuerpo a cuerpo épicos y los mercenarios escapando del campamento arrasado con el trofeo de la victoria. Los sueños, sueños son y un cliente satisfecho es algo que interesa a todas las empresas, más cuando se trata de la primera vez que te visita un cliente. Aunque si algo desconcertó a los mercenarios fue que, tras llegar a la ciudad y entregar el maletín a su contacto, este les comentara que terminaba de enviar un equipo de refuerzo al campamento para darles apoyo.

Los personajes despertaron, se despidieron satisfechos y subieron a su coche para volver a casa, cruzándose por el camino tres coches de policía que cruzaban la avenida a toda velocidad. El sueño había sido espectacular... lástima que en Betlam la paz nunca dure demasiado.

1 comentario:

  1. Suena bien, ya me molaría a mí tener un equipazo para hacer el friki. Saludos!

    ResponderEliminar