09 mayo, 2019

Artesanía daourush

Herramienta de juego diseñada por Sendel para las Crónicas de Taura.

En esta entrada se profundiza en las características del armamento exótico de los daourush basado en la talla de la piedra mediante técnicas psíquicas.

Pese a encontrarse descritas sus peculiaridades en la página 58 del manual, conviene hacer un paréntesis para diferenciar la artesanía allastra de la daourush, pues aunque ambas se basan en la piedra, los materiales y manipulación son muy distintos.

Como vimos en la entrada anterior, la artesanía allastra se basa exclusivamente en el uso primitivo del sílex, mientras que la daourush es capaz de manipular cualquier tipo de piedra y mineral, de ahí que la allastra únicamente pueda abarcar cuchillos, flechas, hachas y lanzas, mientras que la daourush casi cualquier tipo de arma.

La artesanía allastra es una artesanía manual, mientras que la daourush es mental. Dan forma a sus armas mediante el uso combinado de la piroquinesis para calentar la roca y la psicoquinesis para descargar sobre ella fuertes golpes psíquicos y darle la forma deseada. Se cuenta que algunos artesanos también hacen uso de la crioquinesis en algunas fases de la forja para dotar de ciertas características al arma.

Las armas forjadas con artesanía daourush tienen una mayor resistencia y peso, mientras que las allastras pesan algo menos que las daourush, pero también son menos resistentes que las normales.

En el último año, muchos brujos y brujas de Kaer Mörg han mostrado un claro interés por la artesanía daourush para la forja de sus espadas de plata más exclusivas, ya sea mediante la búsqueda de artesanos que no hayan participado en el éxodo y todavía vivan en sus antiguas ciudades o experimentando en las propias forjas de la fortaleza. Encontrar la fórmula que les permita crear un diagrama con el que tener acceso a espadas de plata mucho más eficientes y resistentes que las tratadas con plata alquímica que utilizan en la actualidad, se ha convertido en una prioridad para Viktor Mörg, señor de Ostmand.

No hay comentarios:

Publicar un comentario