22 abril, 2019

Operación Colmena

Aventura diseñada por Sendel para las Crónicas de Taura que explora los secretos de la droga alquímica "néctar del éter" y lleva a los personajes por los decadentes bajos fondos de Opheth y sus extensas redes de corrupción y narcotráfico.

Nadie tiene claro los orígenes del Néctar, unos dicen que es un antiguo néctar que usaban chamanes y sacerdotes para tener visiones del futuro, otros que salió por error mientras un galeno preparaba la medicina de su señor. Sea cual fuera su origen, sólo unos elegidos lo saben. Es un secreto que muchos se han llevado a la tumba y será complicado robárselo a quien lo posea, pues suelen temer algo mucho peor que la muerte.


Mis pasos resuenan como clavos astillando la madera mientras avanzo por el callejón que uno de mis recientes contactos me indicó. Sólo encuentro sombras. Tocará esperar. Decido encender mi pipa y colocarme en una posición de observación mientras recuerdo cómo he llegado aquí y repaso el informe mentalmente…

Los síntomas de esta sustancia son bien sencillos. Las primeras dosis te conceden visiones, sueños, fantasías muy reales para el que las toma; nada más lejos de la realidad. El caso es que es una sustancia adictiva que vuelve a la gente que la toma muy violenta, ida de todo razonamiento y, dependiendo del espécimen que la tome, con una fuerza sobrehumana fruto de la adicción, la necesidad de una nueva dosis y movido todo por un disparo continuo de adrenalina. A veces incluso eliminando otros sentimientos como dolor, tristeza o remordimientos que convierten al individuo (con dosis excesivas) en auténticos autómatas sobrehumanos fácilmente manipulables si se les da sus dosis correctas.

Me llaman Alacrán Nesbit, aunque mi nombre completo es Kenelm Horald Nesbit, agente del rey. Esta es mi última misión, averiguar el núcleo y naturaleza de la última sustancia aparecida en el reino, el Néctar de Éter, la cual esta causando estragos en los barrios medios y bajos. Operación Colmena.

Su composición no está clara. Por más eruditos y alquimistas que contactamos no hay forma de averiguarla y los que saben algo no quieren hablar. Tampoco hay un remedio conocido para contrarrestar sus efectos aparte de encerrar el sujeto al menos dos semanas sin comida ni alimento… y que sobreviva al proceso de desintoxicación. 

Llevo deambulando de un lado a otro casi dos meses, siguiendo miguitas de pan. Realmente no tengo nada, pero tras codearme con lo peor he conseguido el chivatazo de un adicto en una taberna portuaria: “Ve al callejón detrás del almacén y espera”. Tal vez he hecho demasiadas preguntas, tal vez debía haber aceptado ayuda, pero no es mi estilo, sería una carga, mi vida vale poco. Si yo caigo vendrá alguien peor que yo y eso me hará sonreír en la tumba, sea la que sea.

Me impaciento y decido tirar el tabaco de mi pipa con un golpe en seco cuando un crujido resuena por todo el callejón. Una puerta detrás de mi se abre. Veo mi sombra en el suelo. Me giro despacio y un hombre me encara. Su aspecto es el de un marinero enjuto de cabellos rubios y ojos claros, con unas profundas ojeras y barba de varios días, viste con ropas holgadas, va descalzo. No parece que vaya armado. 

—¿Cuántas dosis quieres? —me espeta directamente sin quitarme un ojo de encima. Me gusta, va al grano, pienso para mis adentros.

—Hola amigo, quiero cinco dosis —intento permanecer impasible.

—¿Tienes el dinero? Enséñamelo rápido —sus ojos se bizcan cuando me habla. Este tipo no está bien, aunque eso no hará que me tiemble el pulso si pasa algo.

—Toma y dame lo mio —tiro una pequeña bolsa de dinero al suelo. Ni siquiera la mira y sigue mirándome así.

—No es suficiente por vuestra vida —una mueca se marca en su rostro mientras avanza hacia mi, rápido como un rayo.

Rápido como él, desenvaino mi ropera, dándole una estocada en el estomago. El tipo no se inmuta y me embiste como un animal, su fuerza no corresponde a su musculatura, hasta que tropezamos contra una de las paredes y consigue cogerme con fuerza del cuello. Me mira y me sonríe mientras me dice: “Haces muchas preguntas, ¿quién eres?”.

Intento resistirme, mi espada sigue clavada y está sangrando, pero no pierde la sonrisa. ¡Maldita sea! Uso mis manos para estrangularle yo también. Es mucho más fuerte que yo y empieza a levantarme del suelo, no hay tiempo para pensar. Utilizo el estilete escondido en una de mis mangas y con un último esfuerzo se lo clavo a un lado de la garganta. El tipo me tira hacia un lado y como una rata salgo corriendo, intentando tomar algo de aire mientras escucho risas desde el callejón.

ESCENA INICIAL

La aventura se desarrolla en la ciudad de Levon, ubicada en Levoria (Opheth), es el epicentro de la célula criminal, especialmente los barrios bajos que corresponden con una parte de la zona portuaria, así como sus alrededores o zonas periféricas de la ciudad. Los personajes, un grupo discreto de espadas de alquiler o tipos con buenas habilidades callejeras y conocimientos de los bajos fondos son contratados por Alacrán Nesbit para ayudarle en sus investigaciones, después del último percance vivido, no sólo será un acuerdo verbal, sino que habrá un contrato de por medio para asegurarse no sólo no poner en peligro la operación sino la total confidencialidad del asunto que les tocará tratar. 

Además de una suma generosa de 300 ducados y de 1 a 4 coronas para cada uno si Alacrán queda satisfecho con el trabajo, ganarán en él un contacto y aliado fiable y leal en las altas esferas que poder registrar como un Hito. 

PUNTOS CLAVE

El grupo será contratado por Alacrán Nesbit en una taberna de confianza donde estén hospedados, el grupo debería buscar trabajo y el posadero les concertará una cita con Alacrán. 
  • No hay demasiadas pistas, sólo el lugar del encuentro donde tuvo ese percance Alacrán. Que no es otro lugar que el callejón del “Tritón Azul”. 
  • Hay varios establecimientos involucrados con Julian: la taberna “El Tritón Azul”, una tienda de menaje variado el cual suministra todo lo que necesita a Julian y Sue para la preparación del Néctar y la granja de Greg Aiven. Además de los dueños de dichos negocios está también involucrado uno de los líderes de la milicia local: Andrew Balta y todos sus hombres, los cuales son los que controlan las zonas de la taberna y la tienda de menaje. 
  • Alrededor de Julian y Sue se ha forjado un grupo de nutridos matones y personalidades de la ciudad que hará dificultosa, a la vez que estimulante, la investigación de este fenómeno que está corrompiendo la prospera ciudad. 
Personajes clave:
  • Julian Moller es una persona confiada que se suele dejar llevar por los demás. En este caso por Sue, por la cual siente un gran amor.
  • Sue Mariott es una joven muy atractiva. La vida no la ha tratado muy bien, juntándose siempre con malas compañías, lo que le llevó de una vida acomodada de estudios a ser una simple camarera de taberna, pero Sue siempre ha sido una mujer muy inteligente y ha sabido aprovechar muy bien su belleza para sacar todo lo que ha podido a todo aquel que se le acercaba. Lo único que le importa a Sue es Sue. 
  • Andrew Balta es un subcapitán de la guardia. Bajo su mando tiene a un pelotón de 25 hombres fieles, que controlan y vigilan la zona de los bajos fondos. Balta es un hombre muy ambicioso y no tiene demasiada paciencia para ascender por méritos propios. Atraído por los encantos de Sue, le ha convencido de que la ayude. Está metido de lleno en el caso y recibe un buen dinero para mirar hacia otro lado e incluso hacer algunos trabajos extras tanto él como sus hombres.
  • Greg Aiven es un agricultor y ganadero de los exteriores, lo único que le interesa es el dinero. Tiene una granja de caballos y algunos animales de tiro que vende en su rancho. Conoce a Julian, el cual le paga para que cultive algunos de los ingredientes de la sustancia. 
  • Michael Bram es un mercader de Rhoves cuyo negocio no floreció hasta que Julian se puso en contacto con él. Michael tiene graves problemas con el juego y el alcohol... y más de una deuda que no puede pagar. Es por ello que Julian, conocedor de esto, rápidamente convenció a Michael para que le suministrara todo lo que necesitará sin demasiadas preguntas.

2 comentarios:

  1. Lo primero Gracias por tus palabras Fendor.

    Lo segundo referente a la entrada. No la considero una aventura como tal, en todo caso una idea de aventura. Tras sopesar las posibles líneas donde podría tirar la trama no me decanté por ninguna e intente dejar la mayor información posible para sembrar en la mente de cada posible director toda una red para que cada uno formara una estructura como quisiera.

    Espero que sea de utilidad a alguien e incluso pueda inspirar para otras cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la aportación, que no es lo mismo ;-)

      La verdad es que la aventura o idea de aventura puede dar mucho de sí, más estando ambientada en nuestra particular Puerta de Baldur. Y como te comenté, el relato y la idea de aventura están muy bien, pero la descripción que haces de la droga alquímica, un tema que todavía no había tratado nadie, engancha... nunca mejor dicho, xD.

      Eliminar