18 febrero, 2019

Secretos del arte de Taura, reto 2 superado

Como recompensa por superar el segundo evento sobre los secretos ocultos en el arte de Taura, habéis desbloqueado un guión de aventura: "Destino o Trato". Se trata de una partida de una o dos sesiones ambientada en la Edad Oscura.


RESUMEN DE VUESTRAS RESPUESTAS

Esta ilustración, que es un claro homenaje a una muy similar de la primera edición... o incluso se podría considerar un salto temporal adelante en la escena, representa de una forma muy cruda y directa todo lo que se puede encontrar en el presente de Këllon. Tal y como bien indicó Borja Aguirre, su homónima de la primera edición aparece en la página 34 y representa una quema de libros alquímicos a manos de la inquisición, con unos alquimistas observando con pavor en los ojos la destrucción de sus preciados manuscritos.

Y al analizar la ilustración a fondo, se descubren los siguientes detalles que pueden servir como disparadores con los que hacerse interesantes preguntas que derivar en semillas de aventuras basadas en la escena que se plantea
  • Representación de la dualidad determinación y duda, que se puede apreciar en la claridad con la que aprecia su labor el Inquisidor y el rostro de incertidumbre del joven cruzado detrás de él, que duda si realmente se está obrando según los designios de Dahba. Como curiosidad, en los primeros pasos del diseño de esta ilustración se barajó la idea de que por el rostro del joven resbalara una lágrima.
  • A diferencia de la ilustración de la primera edición, aquí no se aprecia ningún distintivo alquímico en los libros, lo que puede plantear el interrogante sobre qué nuevos campos consideran blasfemos los inquisidores.
  • Los bajos de la túnica del inquisidor están desgastados, lo que indica que son gente de acción, no solo de poder de palabra.
  • Detrás del inquisidor hay varias figuras muy sugerentes. ¿Qué son los encapuchados en posición de rezo y qué papel ostentan dentro de la iglesia? ¿Y el soldado? Esta está más claro, pues se deduce que es un cruzado corrompido por la Sombra en los laboratorios secretos de la Inquisición... así que quizá los encapuchados podrían ser alquimistas encargados de supervisar  (y contener en caso necesario) el nuevo brazo armado de la iglesia en sus primeras labores de campo.
  • ¿Y los ahorcados? Al igual que los libros, no los identifica nada como alquimistas y para estar colgados en ramas tan altas o bien se han usado escaleras de gran tamaño o psiónica... por lo que las figuras encapuchadas también podrían encajar en esta función.

No hay comentarios:

Publicar un comentario