19 septiembre, 2012

Proveglia: La isla de los muertos

Poveglia es una pequeña isla situada al sur de Montalo (provincia de Ítara, Opheth) y a escasos kilómetros de la línea de costa. Un pequeño canal divide la isla en dos partes y hasta la fecha, su visita estaba prohibida. De hecho, los montalos la llaman “la isla del no retorno”. No es un lugar especialmente violento en el oleaje pero algunas veces, este es capaz de arrastrar restos humanos carbonizados procedentes de la historia más terrorífica que podamos imaginar.


Se trata de un lugar prohibido al que únicamente tienen acceso la milicia y la iglesia de Dahba y cuya fama de  isla maldita se remonta varios siglos atrás en el tiempo. Y es que la isla de Proveglia ha sido utilizada a lo largo de la historia para aislar a las víctimas de la peste bubónica. La más reciente, ahora: En el mes de Evreiz del 1695 dCI.

A comienzos del verano, Ítara, provincia de Opheth ubicada al Norte del Mar Interior, empezó a sufrir una tremenda plaga de peste negra, cebándose especialmente en Montalo, un lugar del que es imposible escapar a causa de sus sucias aguas, humedad y trasiego de mercaderes. Recientemente, se llegó a tal extremo que no había sitio dónde dejar los cadáveres, los cuales estaban siendo ya apilados en verdaderas montañas de naipes. La situación era insostenible y había que buscar una salida con la que poner fin a esta situación tan desesperada. Ante tal desastre humano, las autoridades de la ciudad, en consenso con el clero y los emisarios del Emperador, decidieron en el último cuarto de Drimac que los cuerpos debían ser trasladados a la isla de Poveglia... siguiendo los antecedentes históricos que ya se tenían registrados de épocas pasadas.

Vivos, muertos, infectados o sospechosos de infección, hombres, mujeres, ancianos y niños son trasladados en barcazas todos los días y arrojados a las piras crematorias, vivos o muertos, sin ningún tipo de misericordia y enterrados en enormes fosas comunes que no hacen más que aumentar la podredumbre sobre la que se alza la isla. Y es que el núcleo de la isla es, literalmente, una enorme pasta de ceniza viscosa que no hace más que crecer día a día.

Los días de oleaje, no es raro encontrar en la costa de Montalo los restos humanos que son arrastrados por la corriente desde la isla de los muertos... una isla que todo el mundo contempla con terror ante la incertidumbre de que, un mal paso, te haga ser el próximo en visitarla. Y mientras, la peste negra sigue azotando las tierras de Ítara y extendiéndose por toda Opheth bajo los terribles designios de la parca.


NdA: Esta entrada está basada en hechos reales. La isla de Proveglia se encuentra en los lagos de Venecia y podéis encontrar una amplia información de su escalofriante historia en las fuentes consultadas, ya sea para satisfacer la curiosidad o para buscar ideas con las que ambientar historias de terror (ver las fotografías de las fuentes y me entenderéis). Servidor, por lo menos, la tiene bien memorizada por partida doble: Para Taura y para una futurible partida a los Mitos.