03 julio, 2012

[OFICIAL] Helminto Aniquilador de Códices

Hajime Saito, 2012



Este pequeño gusano de color gris y blanco y de sólo tres centímetros de largo, es altamente temido por todos los alquimistas y eruditos, debido a que ataca el papel en todas sus formas. Puede oler pergaminos, mapas y libros a una gran distancia y, además, gracias al color que posee, es capaz de fundirse instantáneamente en cualquier entorno.


Las madrigueras de estos seres son siempre una biblioteca o un almacén de algún tipo, ya sea en uso u olvidado hace largo tiempo. Un par de estos gusanos procreadores depositarán, aproximadamente, unos 80 huevos, de los cuales, casi la mitad eclosionarán un mes más tarde. Las larvas disponen de una hora para alimentarse o morir. Al eclosionar, dichas larvas son de un color blanco puro, pero van adquiriendo la tonalidad grisácea típica de los ejemplares adultos a medida que van consumiendo papel, debido a la tinta que éste contiene. Por desgracia, dicha tinta es la que también termina matándolos con el tiempo. La vida media de un Helminto Aniquilador de Códices es de dos años, y solamente procrean una vez en su corta vida.


Cuando una persona se encuentra a una nidada de las citadas anteriormente puede ocasionar, de manera inconsciente, un gran daño, llevándose sin darse cuenta las larvas a otros lugares. Un puñado de dichas larvas ocultas en una mochila que recorra una calle de una ciudad, puede hallar fácilmente un nuevo lugar en el que asentarse, destruyendo el contenido de bibliotecas, templos, laboratorios alquímicos o gobiernos en el proceso.

Por otro lado, estos seres son un valioso ingrediente en diversas transmutaciones alquímicas. Debido a que en este caso el ingrediente principal es la tinta residual acumulada en el cuerpo del gusano, cuanto más oscuro sea dicho gusano (sinónimo de que ha consumido más tinta), mejor será para el propósito que se quiera alcanzar. Además, los Helmintos Aniquiladores de Códices pueden ser un instrumento útil bajo las circunstancias correctas. Liberar una de estas criaturas en la zona de trabajo de un alquimista puede servir para ejecutar una venganza, e incluso, un criminal puede liberarse de la prisión si los documentos en su contra resultan destruidos durante el juicio. Aún así, usar uno de estos gusanos de esta forma es altamente peligroso, pues dicho gusano, una vez liberado, puede no querer abandonar a su antiguo propietario.

Un Helminto Aniquilador de Códices puede ser detectado con éxito tras superar una tirada Difícil de Percepción.

Estos seres permanecen inmóviles mientras se alimentan. Si son atacados, huirán, primero saltando desde el lugar donde se encuentren a cualquier localización al azar cercana a donde tengan la madriguera, y luego arrastrándose de vuelta a dicha madriguera a toda velocidad.

Estos gusanos pueden cavar a través de la madera, del cuero o de la tela a un ritmo de siete centímetros por turno, pero no pueden digerir materia viva de ningún tipo.

No se ofrece ningún tipo de estadística de juego, debido a que estas criaturas nunca realizarán ningún tipo de ataque, huyendo, tal y como se ha indicado anteriormente, en caso de ser molestadas. Las únicas cifras importantes que ha de tener en mente el Narrador a la hora de conocer si alguna de dichas criaturas, es que poseen una puntuación de Esquiva de 8 por su pequeño tamaño y un factor de movimiento de 12. Si son impactadas por algún ataque, son destruidas inmediatamente.


* Estos gusanos fueron "creados" por los submundanos durante la Edad Oscura y liberados en la superficie como un arma silenciosa y eficaz. ¿Su objetivo? Eliminar de la manera más rápida y segura posible cualquier tipo de documento y registro anterior a la Gran Brecha. Las gentes de hoy día no lo saben, pero estas criaturas jugaron un papel clave en el Olvido.