22 diciembre, 2011

[OFICIAL] Rond McGisbton “Oso Vengador”


¡Sed bienvenidos al Rincón del Bardo! Por favor, pasad, tomad asiento, serviros una jarra de vino especiado y prestad mucha atención, pues hoy os voy a cantar una de las muchas hazañas que se cuentan del Oso Vengador, personaje carismático donde los haya y del que también os he dejado unas notas en las Crónicas para que os podáis familiarizar mejor con él.

El Oso Vengador y las mozas de las rosas


Cabalgaban dos caballeros sumidos
en tremenda discusión.
Ninguno cedía razón
“¿quién desenvaina con mayor precisión?”
Entonces se toparon con unas mozas,
de senos prietos y caderas gozosas.
—¡Buenos días caballeros!
—¡Buenos los tengáis, mozas!
Dicho esto cruzaron luego su mirada,
ambos concluyeron que su discusión
pronto iba a ser zanjada.
—¿Podríais pasarnos aquellas rosas?—
pidieron los caballeros a las mozas.
E inocentes como ellas solas se agacharon…


¡Dando pie a la encerrona!
Presto descabalgaron los caballeros,
desenvainado iba ya uno de ellos.
Pero el Oso Vengador andaba atento,
pues olidos los tenía hacia tiempo
y acercándose raudo con gran silencio,
¡les dio donde el honor se halla tuerto!
Fue así que salvó el Oso Vengador
las honras de nuevas mozas,
rugió victoria mientras los caballeros
escaldados, huían sin más demora.
¡¡GRROOOARRR!!
¡Tened cuidado los ladrones de honras,
pueda ser que os topéis
con el defensor de mozas!

Historia del Oso Vengador.

Rond nació bajo el seno de una familia de mercaderes de Tarcon en la que nunca encajó realmente… y eso era algo que él y su padre sabían. Quizá por ello fue que su padre lo vendió como mozo de cuadras en cuanto alcanzó la adolescencia y empezó a desarrollar músculo.

HOJA DE PERSONAJE
“El Oso”, apodo que empezó a acompañarlo desde los 14 años, tampoco se sintió muy cómodo con su nueva vida, así que tan pronto pudo se fugó y se alistó en el ejército de Purton, donde sirvió en infantería hasta poco después de cumplir los 30, momento en que su vida volvió a dar un nuevo giro… como el del cuello que partió a un compañero, al cual había sorprendido violando una moza de la aldea en que habían parado a descansar. A partir de aquel trágico suceso, Rond decidió abandonar filas y entregarse a una vida de caballero errante. Por suerte o desgracia para él, un juglar vio lo ocurrido y decidió componer una sátira. Así nació la figura del “Oso Vengador” y Rond, sorprendido por la nueva faceta, apodo y reconocimiento que iban tomando sus actos, decidió seguir la corriente y aportar nueva leña al fuego para dar a los juglares más historias que cantar, pues gracias a ello le resultaba mucho más fácil conseguir una cama, comida o incluso compañía para dormir.

Hoy día, el Oso Vengador recorre las tierras de Notlup buscando mozas que salvar para incrementar su fama y renombre, lo que también le facilita la vida de caballero errante... o, siendo más sinceros, de mercenario. La fama da dinero y diversión, por lo que se puede decir que Rond ha encontrado finalmente su lugar en la vida.