22 diciembre, 2011

[OFICIAL] Islas de Sangre

Junto a la costa suroccidental del continente, a más de 100 millas del puerto más cercano, se encuentra el pequeño archipiélago de F'häl.li, más conocido popularmente como Islas de Sangre. Dicho archipiélago conforma una nación independiente y está compuesto de tres pequeños islotes cuyos nombres se han perdido en los anales de su historia aunque, hoy día, son conocidas como La Perla, Daga de Hueso y El Cementerio.

Historia y leyenda: Cuentan los mitos que un oscuro y olvidado dios de los hombres descendió al mundo y campó a sus anchas por una creación aún virgen y sin mácula. Anduvo por desiertos y montañas, voló por los cielos y recorrió a nado los mares llegando un día a lo que siglos después sería F'häl•li. Fue allí donde encontró una tribu de mujeres guerreras que utilizaban a los varones como sementales y esclavos. Si un hombre no podía trabajar o procrear, era sacrificado y devorado en rituales religiosos. Con su poder, el dios se instaló en aquel paraiso y procreó con todas y cada una de las mujeres de la tribu así como con las hijas que tuvo con éstas, y también con la siguiente generación. Los hombres dejaron de ser esclavos pero vieron que querían lo que tenía el dios, así que una noche lo emborracharon y lo encerraron en el más pequeño de los islotes, el que hoy conocemos como El Cementerio y, sobre el cuerpo de éste, construyeron un mastodóntico templo que le impediría salir para siempre.

Leyendas a parte, las Islas de la Sangre eran un paradisíaco lugar al que hace unos pocos cientos de años arribaron los primeros piratas. Su localización hacía al archipiélago un punto estratégico perfecto para el contrabando de sustancias y personas, amén de una población indígena que rápidamente se mezcló con los "colonos". Las guerras innternas del continente no han hecho mella en este lugar, próspero al contrabando, el pillaje y los exiliados.

Fue hace doscientos años cuando surgió la secta religiosa de Los Hijos del Dios Dormido, que forman, junto a los piratas, la fuerza gobernante de las islas-nación.

Geografía y división político-territorial: Las Islas de la Sangre es un archipiélago conformado por tres islas, a saber La Perla, Daga de Hueso y El Cementerio.

La Perla es la mayor de todas, y el centro neurálgico es la ciudad costera de La Desvirgada. Se trata de un islote volcánico que ha arrastrado a las otras dos hacia la superficie y cuya capital se extiende desde la falda de la montaña hasta la costa sur de la ínsula. El resto de la isla está ocupado por minúsculas aldeas y una gran extensión de zona selvática amén de un pequeño desierto de arena volcánica negruzca. La Desvirgada tiene un gobernador, elegido democráticamente de entre los señores piratas de la zona y no es hasta que otro lanza un desafío electoral (o de sangre) que su mandato termina. Los hijos del dios Dormido dominan la religión del lugar pero se guardan de entrar en los juegos políticos, desempeñando el papel de opio del pueblo, más que de mano dura.

Daga de Hueso es la siguiente isla, un incipiente montículo montañoso que el mar baña adentrándose por grietas y cuevas por toda su superficie. Es aquí donde vienen los parias de La Perla, y donde se realizan actos que ni los peores criminales de La Desvirgada sueñan cometer.

El Cementerio es el islote donde se cree descansan los restos del dios Dormido. Es una ínsula desierta, coronada únicamente por la ciudadela-templo y a a la que ni siquiera los sectarios se atreven a entrar, realizando sus rituales en el templo de La Desvirgada.

La Desvirgada es el núcleo urbano más densamente poblado de Islas de Sangre. Sus dos centros son el Palacio del gobernador y el Templo de los Hijos. Su mercado, que abarca casi toda la ciudad, es un lugar donde encontrar aquello que no se ve en ningún otro lugar del mundo. Aquí se compra y se vende todo, desde armas y drogas a personas. La pequeña Hermandad de Ladrones es una cofradía a la que los piratas dejan hacer de las suyas, siempre y cuando no crezcan demasiado.

Economía: La Perla es una isla rica, con un floreciente mercado negro y donde los negocios más legales (a excepción de las docenas de bares y tabernas) son los numerosos lupanales donde tanto los piratas como los bandidos se dejan los botines obtenidos. Los Hijos del Dios Dormido controlan los prostíbulos y son antros de perversión que repugnarían al peor agujero de Kellon. Junto a la piratería, la trata de blancas, el esclavismo y la religión, el otro gran proveedor de riquezas de La Perla es el contrabando de "escarlata", una droga que induce un éxtasis onírico como ninguna otra sustancia.

Demografía: Los principales grupos que conviven en las Islas de Sangre son los piratas, Los Hijos, los traficantes y comerciantes, la Hermandad de Ladrones y el resto de la población que vive y muere en esta olvidada roca.

Religión: Las tradiciones normales de Kellon no tienen cabida en F'häl•li. El único culto es el del Dios Dormido y los que administran el culto son Los Hijos. Aun con este nombre, los miembros de esta secta son de ambos sexos, curiosamente hay más mujeres y éstas tienen un rango superior a los sacerdotes. Aunque siempre se puede hacer una ofrenda en metálico o humana (los sacrificcios rituales están regulados), la semana grande es la Fiesta del Dios Dormido, donde hasta los piratas se permiten participar en algunas de las "celebraciones" que incluyen banquetes, sacrificios y orgías todas las noches, tanto en el templo como en muchos prostíbulos. El pillaje entre los mismos bandidos es común esa semana y las muertes por peleas y demás, se multiplican.

Ideas para aventuras:
  • La hija de un noble ha sido secuestrada en una asalto pirata y todos los indicios apuntan a las Islas de la Sangre. Podría haber sido hecha esclava o vendida a Los Hijos.
  • Una extraña enfermedad ha surgido en una ciudad y alguien sugiere que solo en el mercado negro de La Desvirgada podrían encontrar el remedio.
  • El grupo de jugadores podría haber sido tomado como rehén de unos piratas que atracan en estas islas.
  • Un rumor corre por la Universidad de los tesoros y secretos que aguardan en El Cementerio.
  • Un grupo de vagabundos independientes de La Perla decide ir a Daga de Hueso pues cuentan en los lupanales que el mayor tesoro pirata fue escondido en una de sus cuevas.