22 diciembre, 2011

[OFICIAL] Ciudad templo de Yeohding


¡Sed bienvenidos al Rincón del Bardo! Por favor, pasad, tomad asiento, servíos una jarra de licor fuerte de Kotar y prestad mucha atención. Yo, Bengle, os hablaré hoy sobre uno de los muchos lugares antiguos y secretos que esconde el exótico país de Shaoxian: la ciudad templo de Yeohding.

 No existe comerciante que lleve algún negocio en oriente que no conozca este nombre, así que si os sentís con ganas de indagar, no os será muy difícil el oír más de un mito sobre éste. Mi regalo va aún más allá, un relato de primera mano si así lo queréis considerar, además de un primer paso para encontrar la ciudad si os atrevéis a aventuraros en tierras orientales: si queréis viajar a Yeohding, buscad en el puerto de Kaoshi a un comerciante bódack de barbas lisas y oscuras que responde al nombre de Man Tiao... de seguro os advertirá que el comercio con dicha ciudad está prohibido por mandato expreso del mismísimo emperador Quing, pero por un buen trago de licor de arroz y un módico precio, os dejará acompañaros en su próxima caravana. Los bódacks resultan muy flexibles lejos de los ojos y oídos de sus capitales, y Man Tiao no es una excepción.

No puedo daros muchos detalles sobre el recorrido a seguir, pues los expertos en ello son los propios bódacks y unos pocos habitantes de la zona. Lo que sí os puedo indicar es que si dejáis la ciudad, manteniendo el Mar de Jade a vuestras espaldas y seguís el lecho del Rio Fu durante unos cuatro días de marcha; al poco que alcancéis el nacimiento de éste entre los montes Ho Mei, os encontraréis con unas extrañas estructuras cilíndricas, de murallas altas como el demonio, y repletas de extraños orificios. La única manera de entrar en ellas, aparentemente, son unos exóticos portones que parecen nacer de la propia pared. Dejad de observarlos un instante y, al volver la vista sobre ellos, os parecerá que hayan cambiado de lugar. Es una sensación digna de experimentar, creedme.

¿Qué guardan estas murallas? Nadie lo sabe. Lo poco que ha podido ver desde el exterior un par de ojos extranjeros se reduce a describir unas pequeñas ciudades circulares que contienen un singular templo en su centro. ¿Quién vive allí? Según Man Tiao, clanes enteros aislados del exterior.

Si al volver a Kaoshi seguís con ganas de investigar y preguntáis a sus mercaderes, alguno se atreverá a afirmar que bajo esas murallas se encierran clanes repudiados por el emperador, posiblemente de origen psiónico o incluso daourush, pero nadie se aventurará a daros una razón con total seguridad. Es sabido que estas razas no tienen problemas de convivencia con la nuestra en Shaoxian... pero un emperador caprichoso es toda una fuerza de la naturaleza. Puede que sus creencias chocasen, quizás sus métodos o su ciencia.

No puedo estar seguro de esto. De lo que sí estoy convencido, es que durante mi viaje de vuelta a Kaoshi pude contemplar cada noche como un extraño resplandor rojizo bañaba los montes Ho Mei...